11:48 pm 02-09

Ancón desea paso de campamento petrolero a ciudad patrimonial
Los habitantes de esta parroquia del cantón Santa Elena confían que el próximo 5 de noviembre recibirán una respuesta positiva a la petición de declaratoria.
La investigación iniciada por técnicos del ministerio Coordinador de Patrimonio Cultural para declarar al campamento minero de Ancón como ciudad patrimonial, ilusiona a los habitantes de esta población de la provincia de Santa Elena, que fue elevada a parroquia rural en el año 2002.
Este fue el primer sitio en el que se explotó petróleo en el Ecuador. Muchos habitantes todavía recuerdan a la legión de ciudadanos extranjeros, entre ingleses, polacos, canadienses y caribeños, que desde 1911 hasta 1976 se instalaron en este sector para trabajar en la extracción del crudo.
Tanto extranjeros como ecuatorianos de otras provincias llegaron a esta localidad de Santa Elena para emplearse en la compañía Anglo Ecuadorian Oilfields Limited.
"Sin duda que eran otros tiempos, aquí teníamos de todo y gratis; energía eléctrica, gas por tubería, teléfono, alcantarillado, agua, calefacción para la ducha en época fría, nos daban uniformes y textos para la escuela y el colegio, recibíamos diariamente los alimentos en las abacerías y cuando estábamos enfermos nos atendían médicos ingleses", recuerda Alonso Suárez, quien laboró con su padre Santiago (+) en la catalina N° 1 (maquinaria antigua utilizada para succionar el petróleo y transportarlo a los tanques), ubicada entre Ancón y Anconcito.
De aquella época de bonanza, Ancón conserva como reliquias las casas colectivas duales en los barrios Obrero, Guayaquil, Manabí, Central e Inglés; la iglesia, ubicada en el centro del poblado, que fue construida con estilo arquitectónico victoriano propio de los ingleses.
También están conservadas las edificaciones de los clubes Unión y Andes, en este militó el futbolista Alberto Spencer, considerado uno de los mejores del país; la casa sindical y el cementerio inglés.
A pesar de que algunos están conservados, otros necesitan restauración, porque son esgrimidos por los dirigentes como la carta de presentación para la declaratoria de Ancón Ciudad Patrimonio.
Para la mayoría de los 3.200 habitantes, los poderes gubernamentales de este país no han sido gratos con esta tierra.
Martha Pilco, presidenta del Gobierno Autónomo Parroquial, considera que conseguir la meta trazada permitirá desarrollar el plan turístico denominado 'Ruta de Copey'.
"Estamos seguros que a partir del 5 de noviembre, que es la fecha que se nos ha ofrecido declarar Patrimonio Cultural a esta ciudad mejoraremos considerablemente en el desarrollo de la parroquia; porque Ancón será un sitio de visita obligada para los turistas", afirma.
Debido a la importancia histórica de esta parroquia, la dirigente cree que el desarrollo turístico será importante, por eso trabajan en un plan de hospederías comunitarias, que se inició con tres. En el caso de restaurantes de comidas típicas, los integrantes de la familia Magallanes han instalado el primer negocio.